Manejo Integrado de una Vertiente para Conservar la Base de un
Suministro Hídrico para las personas y para Servicios Ecológicos (El Salvador)

Institución Ejecutora: Unión Mundial para la Naturaleza-UICN Mesoamérica
Administración de Fondos y Asistencia Técnica: Unión Mundial para la Naturaleza–UICN Mesoamérica
Ministerio del Medio Ambiente y Recursos Naturales de El Salvador

(MARN)
SalvaNATURA
Duración: 4 años
Finalización Oficial: Diciembre 2005
Dirección: UICN-Mesoamérica
Moravia, Costa Rica, 100 metros sur Iglesia Católica.
Teléfono (506) 241-01-01
Fax (506) 240 99 34
APARTADO: 0146-2150 Moravia, Costa Rica.
Email:
[email protected]

Una zona sumamente sensible…
Con un régimen de precipitaciones de 1000 mm anuales, las zonas bajas en la parte occidental de El Salvador (provincias de Ahuachapan y Sonsonate) se pueden considerar como una de las partes más áridas del país. La región hidrográfica ‘Cara Sucia . San Pedro’, con una superficie total de casi 600 km2, se suele reconocer como una de las zonas más sensibles del país. Compuesta de varias subvertientes (ríos El Sacramento, San Francisco, La Palma, Cara Sucia, Agua Chappio, Guayapa, El Naranjo, El Rosario, Copinulo, San Pedro), esa unidad hidrográfica sólo vierte en promedio 5m3/s. Esta zona dispone de los recursos hídricos más limitados de El Salvador. Se caracteriza por tener suelos volcánicos, depósitos de sedimentos en las elevaciones más pequeñas y una topografía empinada que va en menos de 25 km desde el nivel del mar hasta 1800 metros sobre el mismo.

La provincia abarca tres zonas vitales principales: bosques tropicales húmedos, bosques tropicales secos y manglares, los cuales contienen una rica diversidad biológica. La rica diversidad biológica que se encuentra en el Parque Nacional ‘El Imposible’ está entre las mejor conservadas de Centroamérica. Fuera de esta área protegida, las empinadas laderas están parcialmente cubiertas de sistemas de agrosilvicultura de ‘café con sombra’. En la zona costera hay vastos manglares que consisten en bosques primarios y en bosques rehabilitados después de las destrucciones por huracanes en los años ochenta. La conservación del bosque nuboso montañoso tropical en la elevación mayor de la Cordillera de Apaneca (1816 m sobre el nivel del mar), los manglares cercanos Barra de Santiago y los sistemas de agrosilvicultura constituyen elementos clave de manejo de recursos naturales en la unidad hidrológica. Aunque la zona se encuentra en el ámbito que se vio gravemente afectado por Mitch, se registraron relativamente pocos efectos negativos. Esto indica que el manejo de recursos naturales es muy eficaz y que podría constituir un modelo para otras zonas.

Necesidad de un manejo integrado de la vertiente...
En época reciente han surgido ciertas preocupaciones en cuanto a la no sostenibilidad de las prácticas agrícolas y de la pesca en la zona. En la actualidad se practica la pesca de camarón todo el año sin una pausa periódica. Las prácticas agrícolas en el área entre el parque nacional ‘El Imposible’ y el sitio Ramsar que se ha propuesto ‘Cara Sucia – Barra de Santiago’ están causando cada vez más erosión de suelos y una mayor pérdida de diversidad biológica. Además, la urbanización alrededor de San José El Naranjo, Jujutla y Guaymango así como en numerosas localidades pequeñas más, está afectando los recursos de agua dulce en el área debido al vertido de aguas servidas sin tratar.

Para contrarrestar estas amenazas se requiere un mejor manejo de la unidad hidrológica. Esto podría conllevar establecer corredores biológicos bien definidos dentro y entre las diversas zonas vitales, centrados sobre todo en conservar la biodiversidad de agua dulce. En esferas más locales, podría requerir acciones concretas como la disminución de efluentes sin tratar, rehabilitación de áreas erosionadas, creación de zonas ribereñas de manejo y la puesta en práctica de una temporada de veda de pesca. La puesta en práctica de estas actividades debería, sin embargo, basarse en la elaboración de un plan de manejo de la unidad hidrológica que parta de las lecciones aprendidas en la unidad total y busque coordinar las actividades de los distintos actores en cada una de las diversas subvertientes.

En la actualidad no existe coordinación dentro de la unidad hidrológica total de ‘Cara Sucia – San Pedro’. La falta de coordinación constituye uno de los obstáculos institucionales para un mejor manejo de la unidad hidrológica y para la conservación de su rica biodiversidad. Diversas organizaciones han manifestado su interés en involucrarse en el proyecto, incluyendo el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN), la fundación Amigos del Arbol (AMAR), Salvanatura, entre otros.

Meta
La protección y manejo sostenible de los recursos naturales dentro de la unidad hidrológica ‘Cara Sucia – San Pedro’.

Objetivos

  • Desarrollar la capacidad local para un mejor manejo hídrico, incluyendo la capacitación y la concienciación.
  • Desarrollar coordinación de las organizaciones e instituciones involucradas en la utilización de recursos naturales en la unidad hidrológica ‘Cara Sucia – San Pedro’ para mejorar su manejo de los recursos hídricos.
  • Desarrollar y comenzar a ejecutar un plan de manejo para la unidad hidrológica ‘Cara Sucia – San Pedro’.
  • Definir y llevar a cabo intervenciones clave dentro de la unidad hidrológica para mejorar los servicios ecosistémicos, mejorar la calidad del agua y proteger la diversidad biológica.

Productos

  • Una campaña para concienciar a los grupos interesados locales para mejorar el manejo hídrico.
  • Una serie de sesiones de capacitación acerca de manejo integrado de recursos hídricos en la unidad hidrológica.
  • Una estructura de coordinación para el manejo integrado de los recursos hídricos en la unidad hidrológica ‘Cara Sucia – San Pedro’.
  • Un plan integrado de manejo de recursos hídricos basado en un enfoque ecosistémico para la unidad hidrológica ‘Cara Sucia – San Pedro’.
  • Una serie de intervenciones en sitios concretos para proteger y mejorar la disponibilidad de agua, su calidad y la diversidad biológica.

Descripción
Durante el primer año el proyecto se centrará en desarrollar alianzas entre diversas organizaciones que se encuentran trabajando en la unidad hidrológica. Se llevará a cabo también una campaña de concienciación para crear una mejor comprensión de las dependencias hídricas que existen entre las diversas partes de la unidad hidrológica. El desarrollo de esta campaña se basará en los estudios y evaluaciones preliminares que se llevarán a cabo dentro de la vertiente. Personas pertenecientes a grupos interesados clave recibirán capacitación acerca de elementos clave del manejo integrado de recursos hídricos. Estas personas constituirán un grupo medular a partir del cual se formará un grupo preliminar de coordinación para la unidad hidrológica. Además, se identificarán necesidades inmediatas y apremiantes con respecto al manejo hídrico en la unidad hidrológica utilizando técnicas de Evaluación Rápida en las áreas tanto rurales como urbanas. Donde se requiera, se instalarán diversas unidades básicas de monitoreo.

Durante el segundo y tercer años el grupo coordinador elaborará el plan de manejo, con el apoyo del personal del proyecto. Este apoyo conllevará tanto apoyo técnico incluyendo evaluaciones, recopilación de datos y análisis y presentación de los mismos, como apoyo para el manejo del grupo de coordinación. Se establecerá una amplia consulta dentro de la unidad para permitir que todos los grupos interesados hagan sus aportes. Se definirán y llevarán a cabo intervenciones en la esfera local para satisfacer necesidades inmediatas. Al final del segundo año, se dispondrá de toda la información requerida para el plan de manejo. El tercer año se centrará en definir los detalles del plan de manejo junto con un plan comercial para su operacionalización. Este incluirá la definición de prioridades de inversión para la conservación y desarrollo tanto local como a escala de la cuenca y mecanismos para su financiación. Se enfatizará en concreto la recuperación de costos, el pago por servicios ambientales y mecanismos innovadores para una financiación sostenible en los casos en que resultara pertinente.

Durante el cuarto año, se comenzarán a poner en práctica intervenciones clave para mejorar el manejo de recursos hídricos en la unidad hidrológica. Se incluirán, por ejemplo, la rehabilitación de áreas degradadas que son clave para el manejo sostenible de recursos hídricos, medidas para controlar vertidos de efluentes no tratados y control de la erosión de suelos.