Centro de Documentación de Humedales y Zonas Costeras para Mesoamérica
Reseñas Bibliográficas
Archivo
1999
Volumen 2, No. 4

El Desafío del Agua en Centroamérica
El Capítulo dedicado al agua subraya que la población centroamericana comienza a sufrir problemas para el abastecimiento de agua potable, por lo que analiza el estado de algunos sistemas de agua dulce tanto superficial como subterráneos.

Primero presenta una discusión de alcance regional, ya que analiza los recursos hídricos sin considerar fronteras y divisiones político-administrativas. Luego enfatiza en el análisis de tres sitios considerados críticos como son: la Cuenca del Río Lempa (El Salvador), Río Grande de Tárcoles(Costa Rica) y el Acuífero de Managua( Nicaragua).

El documento señala que de los 629,000 millones de metros cúbicos de agua que escurren a los océanos en la región, el 71% drena hacia el Caribe y el 29% hacia el Pacífico. La zona del Caribe es dónde está la riqueza hídrica del Istmo, aunque la población se ubica mayoritariamente, en la Vertiente del Pacífico, aquí históricamente la demanda de agua ha sido suplida por los extensos acuíferos existentes.

Existe el riesgo de que, a corto plazo, el bombeo de agua subterránea supere el ritmo de recarga de la misma. Esto se agrava por las grandes extensiones cubiertas por concreto y asfalto, que cubren áreas que antes eran dedicadas a la captación y recarga. También hay un alto riesgo de que inadecuados sistemas de evacuación de desechos contaminen éstas fuentes.

En caso del Río Lempa, constituye la Cuenca más grande de la vertiente pacífica de la región. Es un recurso trinacional, El Salvador depende críticamente de su cuenca, aunque cuenta con importantes acuíferos. Sin embargo, las escasas prácticas de conservación provocan el movimiento muy rápido del agua de las laderas y pérdida de suelo superficial hacia la zonas costera y el mar, con el consecuente bajo aprovechamiento del recurso.

La Cuenca del Río Grande de Tárcoles, tiene la mayor densidad demográfica y económica de la región, es la más contaminada de Costa Rica y ejemplifica un caso crítico de inadecuado manejo.

El Acuífero de Managua tipifica un caso de sobreexplotación hídrica, la información disponible indica que a mediano plazo, será insuficiente de cubrir la demanda de la ciudad de Managua, lo que llevará a la población a utilizar más las grandes reservas de agua superficial ( Lago de Managua y Asososca), con el problema de que éstas se encuentran en estado avanzado de contaminación, lo que representa un serio desafió para su utilización a futuro.

Es necesario una recopilación sistemática de la información disponible por país y su adecuación para la planificación a escala regional.

Barry, D. et al. 1999. El Desafío del Agua en Centro América. In: Informe Estado de la Región en Desarrollo Humano Sostenible. San José: Proyecto Estado de la Nación Capítulo 4. 101-126.

La Crisis de los Recursos de Agua y de los Ecosistemas Acuáticos en los Países de América Latina y El Caribe
La crisis del agua en Latinoamérica y el Caribe ha generado y continuará generando fuerzas negativas que amenazan los ecosistemas acuáticos. Estas amenazas deben combatirse con vigorosas iniciativas para preservar y proteger un recurso que es vital para el desarrollo de los países de la región. Los gobiernos deben tomar la iniciativa de establecer efectivas regulaciones y planear programas para promover el uso eficiente del agua, y para proteger el ambiente y la cantidad y calidad del agua. Si los gobiernos quieren manejar y proteger sus recursos acuáticos, es necesario que lancen campañas educativas y tengan usuarios convencidos de la importancia de la conservación del agua y de la prevención de la contaminación.

Con el propósito de evitar la escalada de la crisis, debe adoptarse un plan de acción consistente de tres fases simultáneas: planeamiento, regulación y uso eficiente. Cualquier esfuerzo de conservación debe basarse en el planeamiento y manejo integrado de las cuencas de los ríos como unidades naturales. Pero simultáneamente a la planeación y manejo científico del recurso, es necesario desarrollar y optimizar los sistemas de producción y distribución de agua potable, así como invertir en plantas de tratamiento de aguas de desecho y prevenir su contaminación. Es imperativo crear instituciones fuertes con marco legal y soporte multidisciplinario. Esto puede obtenerse por medio de la transferencia, adaptación y prueba de las experiencias y tecnología obtenible de las naciones desarrolladas.

Las cuencas de ríos internacionales tienen problemas especiales para la conservación de recursos y ecosistemas acuáticos. Para la efectiva protección de dichos sistemas, las naciones involucradas deben firmar y cumplir convenios multilaterales sobre manejo integrado de cuencas y uso del agua.

Vázquez, A. 1997. The crisis of water resources and aquatic ecosystems in Latin American and Caribbean countries. In: The impact of the water crisis on freshwater ecosystems in Latinoamerican and the Caribbean. Washington D.C. : WWF. 45-49

La Aplicación de Indicadores Ecológicos para Evaluar las Condiciones Ecológicas de un Lago
La utilización de indicadores ecológicos para valorar lo que se conoce como la salud e integridad de un ecosistema, ha despertado un interés creciente. Su objetivo es, en pocas palabras, poder encontrar un índice que explique o aclare las propiedades cruciales de los ecosistemas. "Exergy" (la cantidad de trabajo potencial que el sistema posee), la exergía estructural(exergía/biomasa) y sus capacidades de protección, se proponen en este artículo como indicadores de la salud del ecosistema. La pertinencia de la utilización de estos tres conceptos en el manejo práctico de lagos, se aplicó en quince casos de estudio.

Jorgensen, S. 1995. The application of ecological indicators to assess the ecological condition of a lake. In: Lakes and Reservoirs: research and management. 1. 177-182

Indicadores Ecológicos para Evaluar la Salud de los Ecosistemas de Agua Dulce
Este artículo presenta los efectos estructurales, funcionales y sistemáticos de cuatro estresantes químicos (acidificación, cobre, aceite y contaminación con pesticidas), en los ecosistemas de agua dulce. La exergía, la exergía estructural y la capacidad de protección del zooplancton se utilizaron como indicadores ecológicos para medir el nivel de reacción de los ecosistemas ante los cuatro estresantes químicos. Los resultados mostraron que los cambios en los ecosistemas estaban altamente relacionados con los cambios en la estructura y las funciones de los sistemas estudiados y que estos indicaban los efectos de los estresantes químicos en la salud de los ecosistemas de agua dulce.

La exergía, la exergía estructural y la capacidad de protección del zooplancton, revelaron la significativa disminución de la biomasa del zooplacton (razón Bz/Bp), la riqueza de las especies o biodiversidad y el uso efectivo de los recursos, causado por el estresante químico. Un cambio mínimo en la estructura y el funcionamiento de los ecosistemas locales, se vio acompañado de poco o nada de cambio en la exergía, la exergía estructural y la capacidad de protección del zooplancton.

Los resultados consolidan estos indicadores ecológicos para valorar el impacto de los estresantes químicos, en la salud de los ecosistemas de agua dulce. Los indicadores se aplicaron con gran éxito en la valoración de la salud de un lago.

Fu-Liu Xu; Jorgensen, S. y Shu Tao. 1999. Ecological indicators for assessing freshwater ecosystem health. In: Ecological modelling. 116, 77-106

Anterior